Valentina Gonzalez

Chile – En Bellart aprendí a amar y respetar el mundo de la cocina. Des del principio, me sentí como en casa. Creo que no pude elegir un lugar mejor. Cuando me preguntan cómo es la escuela, siempre lo comparo con mí con mi familia. Los primeros días eres como un niño pequeño, conociendo y tratando de aprenderlo todo, luego vas creciendo, compartiendo tu trabajo con lo demás. Superándote cada día con el apoyo de tus compañeros, profesores y de todo el Equipo de Bellart. Mis prácticas siguieron en la misma línea que la escuela. Tuve unos guías increíbles, completamente dispuestos a enseñármelo todo y que tuvieron más fe en mí que yo misma. Actualmente, he emprendido un proyecto culinario junto a mí familia en el Sur de Chile.